Datos personales

Mi foto
Estudiante de economía en la UCLM (ab) Intentando aprender más de lo que abarco y un poco gato.

martes, 7 de febrero de 2012

Desde luego que mis besos se merecen una canción mejor que esta

He de decir y sin exagerar en absoluto que se me saltan las lágrimas escuchando el nuevo disco de dos de los grandes: Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, y no es en absoluto de alegría, sino de incomprensión, ¿cómo dos maestros como vosotros han podido hacer este desastre?

Lo primero que no me explico son las melodías propias de anuncios malos de televisión y comerciales, que únicamente buscan que el ritmillo se meta en tu cabeza y no expresan más. Además añaden instrumentos como panderetas que hacen que el disco parezca un pesado villancico, o incluso introducen el estilo de “Los delinqüentes”.

Pero esto es lo de menos cuando prestas atención a las letras, donde te “deleitan” con maravillas como estas: “La brújula perdió el norte, el sur, el este y el oeste” que nos recuerdan sus mejores creaciones “y nos dieron las once, las doce, la una, las dos y las tres”.
Pero no sólo en la primera canción encontramos incongruencias entre las letras y la fama que estos dos personajes se buscaron y lograron, ser unos canallas. Pero resulta que como ellos mismos afirman se han dejado envejecer y se han ablandado soltando perlas que a los amantes de su poesía nos parten el corazón como: “por ti seré un perfecto caballero”, “un polvo no es un buen trofeo” y “no es verdad que me de nauseas la navidad

Aunque también hay que hablar de las cosas positivas por lo que os felicito por vuestras entrevistas, aunque ya no se si estáis representando un papel u os sale del corazón. Espero que disfrutéis vuestra segunda luna de miel yo mientras voy a recuperar los viejos discos que si que merecen la pena y me pensaré eso de ir a veros el próximo 19 de septiembre aquí en Madrid.

Posdata: en un principio no entendía el título del disco, La orquesta del Titanic, por más que intentabais aclararlo diciendo que seguíais tocando mientras todo alrededor se hundía, pero ahora he de deciros que entiendo que sois vosotros los que, por querer engrandeceros aún más, os hundís.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es bueno compartir opiniones